De origen italiano, y no francés como muchos piensan, el macaron está hecho con una pasta de almendras, claras de huevo y azúcar, a la que dan forma de una galleta crujiente por fuera y suave por dentro.

Hasta hace algunos años era muy difícil de conseguir en México, sin embargo ya existen algunos lugares donde puedes encontrarlos, uno de nuestros favoritos es Theurel & Thomas, quienes son originarios de Monterrey y cuentan ya con 3 boutiques en la CDMX.

Entrar a la tienda es toda una experiencia en la que los colores de los macarons son los protagonistas. Rosas, pistache, frambuesa, café de olla, praliné y gloria son los especiales de esta temporada.

Ahí mismo también podrás encontrar barras de chocolate, malvaviscos, mermeladas y miel de lavanda.

Al momento de tu compra, te lo entregan perfectamente acomodados en una cajita. Son tan bonitos que no querrás comértelos.

¡No olvides preguntar por el sabor de temporada!