Todos en algún momento de nuestra vida hemos ido a algún restaurante dónde nos han ofrecido fresas flambeadas, crepes suzette o un café irlandés. ¿Qué tienen en común estos platillos? Todos son flambeados, es decir, están hechos al calor de las llamas. En su preparación, se vierte algún tipo de bebida alcohólica sobre los alimentos, éste, al hacer contacto con las llamas, genera más de las mismas y es así como un platillo adquiere un sabor único y diferente.

Como lo vimos en la segunda temporada de Top Chef México, existen varios platillos que se pueden crear con esta técnica, pero en esta ocasión nos centramos en 3 postres muy sencillos que al probarlos, cambiarán totalmente tu percepción del flambeado y te darán ganas de probarlo cada vez que sea posible.

Mangos flambeados

Plátanos flambeados

Crepes Suzette